Invento del Cálculo Diferencial

Es una parte del análisis matemático que consiste en el estudio de cómo cambian las funciones cuando sus variables cambian. El principal objeto de estudio en el cálculo diferencial es la derivada, una noción estrechamente relacionada es la de diferencia.

Los problemas comunes que dieron origen al cálculo infinitesimal comenzaron a plantearse en la época clásica de la antigua Grecia (siglo III a.C.), con conceptos de tipo geométrico como el problema de la tangente a una curva del matemático y astrónomo griego Apolonio de Perge (262-190 a.C.), pero no se encontraron métodos sistemáticos de resolución sino hasta el siglo XVII, gracias a los trabajos del físico inglés Isaac Newton (1642-1727) y del lógico y matemático alemán Gottfried Wilhelm Leibniz (1646-1716).

Ellos dos sintetizaron dos conceptos y métodos usados por sus predecesores en lo que hoy se denomina «diferenciación» e «integración». Desarrollaron reglas para manipular las derivadas (reglas de derivación) y demostraron que ambos conceptos eran inversos (teorema fundamental del cálculo).

Desde el siglo XVII, muchos matemáticos han contribuido al cálculo diferencial. En el siglo XIX, el cálculo tomó un estilo más riguroso, debido a matemáticos como el matemático francés Augustin Louis Cauchy (1789–1857), el matemático alemán Georg Friedrich Bernhard Riemann (1826–1866), y el matemático alemán Karl Theodor Wilhelm Weierstrab (1815–1897). Fue también durante este periodo cuando el Cálculo Diferencial se generalizó al Espacio Euclídeo y al Plano Complejo.

Lucendo Sánchez, Jorge. Enciclopedia Ilustrada de los Inventos: 80 Siglos de Invenciones (Las Máquinas en el Tiempo nº 1) (Spanish Edition) (Posición en Kindle1681-1689). UNKNOWN. Edición de Kindle.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *